lunes, 9 de enero de 2012

Tipos de Ex novias

Continuamos!!! ahora los tipos de Ex novias =)




La ex fanfarrona. 
Después de cortar, se pone más linda que nunca: va al gimnasio, se arregla el pelo, tal vez hasta se opera las tetas y se viste de otra manera. No terminás de entender de dónde salió está nueva femme fatale y por qué no hacía todo eso cuando estaban juntos. Además, no querés ser paranoico, pero parece que ella deseara asegurarse de que la veas en su nueva y mejorada versión. Incluso, puede llegar a aparecerse con su nuevo novio: un tipo alto y exitoso, que se parece mucho a Brad Pitt… 




La inevitable.
 La conociste porque era tu vecina o tu compañera de trabajo -escenarios perfectos para empezar una relación, pero ¿para terminarla? Resulta muy incómodo tener que cruzarse todos los días y fingir el clásico "acá no pasó nada". Sobretodo, porque nadie se lo cree y nunca faltan los rumores: "No, pasa que ella lo dejó por el plomero" -escuchás en el pasillo- o "Y ¿qué querés? Si ella es una bruja." Por suerte, la gente se aburre rápido y, con el tiempo, todo vuelve a la normalidad.






 La ex que se la tragó la tierra. 
Desde que cortaron, es como se hubiera mudado a Júpiter: nadie sabe nada de ella; nadie la vió nunca más. No sabés cómo se las ingenió para desaparecer o si entró en un programa de protección de testigos, pero el hecho es que se esfumó sin dejar rastros. Al principio, es lo mejor que te puede pasar: te permite seguir con tu vida y recuperarte del duelo sin siquiera preocuparte por encuentros incómodos. Después de un tiempo, tal vez te gustaría saber cómo está y qué fue de su vida, pero ya no sabés cómo ubicarla. 






La ex familiera. 
Con la excusa de que los quiere tanto, no deja de ver a tu familia. Lo más curioso es que, cuando estaban juntos, le daba "fiaca" ir a las comidas de los domingos y a veces, incluso, los criticaba. Ahora, va a tomar te con tu mamá y sale con tu hermana. Obviamente, el único tema de conversación con las dos ¡sos vos! ¿Alguien dijo manotazo de ahogado?



 La ex roba-amigos.
 Desde que cortaron, insiste en que ella también tenía una relación con tus amigos/as y se niega a dejar de verlos. Va a los mismos lugares que vos y se encuentra con las mismas personas. Puede ser un último recurso para no perderte o porque realmente se hizo amiga de tu grupo. Este tipo de ex tiene un subtipo mucho más extremo: la ex que terminó con un amigo tuyo. Muchos podrían acusarlos a ambos de no tener códigos, pero a veces, como decía Tanguito: "el amor es más fuerte" (perdón por la cita cursi). Otras veces, pasó tanto tiempo que el tema de los códigos ya caducaron y es simplemente una coincidencia graciosa. 








 La ex gauchita.
 No solo seguís contando con ella para algún encuentro apasionado y casual, sino que también es la que siempre te salva. Sin dudar, la llamás cuando querés saber cómo sacar esa mancha de tinta de tu camisa nueva, para que te recuerde el número del delivery de comida china tan rica, etc. Lo malo es que es probable que ella siga un poco enganchada. De no ser así, un buen día te va a atender Roberto (su nuevo candidato).





 La ex revisionista.
 A toda costa, quiere hacer una autopsia de la relación y, por desgracia, no la quiere hacer solita. "Necesita" entender qué pasó, por qué se terminó, cuándo empezó el fin… Te pide una y otra vez que se encuentren a tomar un café "para hablar" y jura que será la última charla, pero lo mismo te dijo las siete veces anteriores. Vos ya no sabés cómo explicarle que simplemente no querés tomar más cafés ni nada con ella, que "no soy yo, ¡sos vos!" 


La despechada.
 Era una chica normal, un poco intensa, quizás, pero, desde que cortaron, se convirtió en una loca con todas las letras: te persigue y hace escándalos en los lugares más inconvenientes, al grito de frases como: "¿Vos te crees que te vas a librar de mi tan fácil?" o, con algo más de romanticismo, "¡Nadie te va a querer tanto como yo!" (por suerte, porque para amores así…) Hay que tener cuidado porque es el tipo de mujer que puede pasar de papelonera a hierve-conejos.





 La inolvidable.
 Esa que te dejó a vos deshecho, confundido, sin entender cómo ni por qué un día decidió irse sin mirar atrás. Vos creías que estaba todo bien; ella explicó entre dientes que, desde su punto de vista, nunca estuvo "todo bien." Te dejó solo, con el corazón roto y sin explicación. Tus amigos pasaron a odiarla y a tener que soportarte hablando de ella, pidiendo respuestas. Después, ya no alcanza con tus amigos: se lo contás al peluquero, al tachero y a tus nuevas citas. Todos te miran con la misma cara que dice: tedio. Pensás que nunca la vas a superar, pero, por suerte, no es cierto -todas las heridas, con el tiempo, cicatrizan. 






 La ex con la que está todo bien.
 Pasó el tiempo y, ahora, es esa ex que ya no te genera más que una sonrisa por los buenos recuerdos. Le guardas cariño y nada más. Cada tanto, te la cruzás, tal vez con su nuevo novio, y, sin cuentas pendientes, los dos se alegran al verse; sonríen. Proponen juntarse algún día a tomar un café; los dos saben que eso no va a ocurrir, pero, aún así, en el momento lo sienten. La buena noticia es que algún día, con un poco de suerte y buena voluntad, todas las ex novias se convertirán en eso: una chica a la que quisiste mucho y con la que viviste buenos y malos momentos, allá lejos y hace tiempo. Ambos crecieron, separados y felices.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Holaaa comenta!!! =)

Si kieres mandarme un email!!!

Contact Form

Powered byEMF Contact Form
Report Abuse

Visitantes recientes